Nuestras
Novedades

Noticias, Información y más.

Volver

Sustentabilidad: ¿Qué podría salir mal?

Sustentabilidad:  ¿Qué podría salir mal?

Con el 2021 recién en marcha continúa el trabajo en el equipo técnico público – privado por la adecuación de los tambos en la provincia de Buenos Aires.

En el último número de diciembre de 2020 analizamos algunos de los temas que preocupan a un productor que debe adecuarse a una nueva regulación. Priorizándolos estos son: la desconfianza, el financiamiento, el desconocimiento de por dónde arrancar, la falta de información y la creencia de que aún hay tiempo. Como bien se describió en la nota, con la implementación del programa de tambos pilotos se buscará atender estos temas desde la experiencia de los propios productores. El desafío de este año es poder difundir estos avances.
La sustentabilidad es una de las propiedades de un sistema, es compleja y se interrelaciona con muchas otras variables. En las últimas semanas Microsoft compró bonos de carbono por un valor total de U$D 500.000, a razón de 12,5 U$D/t, a un establecimiento ganadero de Australia. Argentina, al igual que otros países vecinos, tiene grandes chances de convertirse en el “sumidero del mundo” (1) . Entonces, si el establecimiento fuera en Argentina, ¿qué podría salir mal?
La sustentabilidad no depende exclusivamente de la gestión de purines. Recientemente tuve que asesorar a tambos que han sido sancionados por diversas faltas: receta fitosanitaria, gestión de envases de agroquímicos, cementerios, todo tipo de residuos y efluentes o como ya sabemos, los purines. Y si se están preguntando quién las sancionó, les diré que no fue ninguna autoridad provincial ni nacional, sino las direcciones de ambiente de sus propios municipios. Paréntesis: los invito a navegar por la web de los suyos y busquen dónde hay más información y/o noticias, en la dirección de ambiente o en la de producción (si ésta aún existe).
La desconfianza a la reciente regulación de la ADA podría ser una mala consejera para los productores tamberos. Recordemos que esta Resol. ADA 737/18 fue impulsada por el sector lácteo y, al contrario de lo que se piensa, la adecuación podría salvar de sanciones graves a muchas empresas. Para seguir aportando seguridad y tranquilidad a los productores sobre el proceso de trabajo que se está realizando en el programa de tambos pilotos, les puedo anticipar que se han resuelto varios temas olvidados y sujetos de sanción, como ser la habilitación de las perforaciones existentes y un protocolo para el cegado y desinfección. Además, se generó un esquema de decisión para dar transparencia al proceso de cobro por el canon del agua (ver nota de octubre de 2020) y por último, y no menos importante, un protocolo de monitoreo de impacto ambiental de lagunas en uso.

De qué se trata el protocolo de monitoreo
En la temática de impacto ambiental en las lagunas de los tambos existe vasta información científica, que desde ya, ha sido utilizada como sustento en el desarrollo de la regulación. Sin embargo, desde que trabajamos en este tema con el equipo hemos recibido la inquietud de los productores por conocer su caso puntual. Entendiendo esto y sin apartarse del conocimiento científico, desde la ADA y el Ministerio de Desarrollo Agrario se apoyó la duda genuina de los productores y se generó la propuesta de que aquellos tambos que tienen lagunas viejas y que cumplen con ciertos requisitos, tengan la oportunidad de demostrar la existencia o no de impacto en el recurso hídrico. Este protocolo está en desarrollo y esperamos con mucha ansiedad ponerlo a prueba en el programa de tambos pilotos. Es importante anticiparles que el mismo será, como todo hasta el momento, analizado en profundidad y con absoluta rigurosidad técnica.
Hacer lo correcto podría salir mal, es lo que piensan muchos productores por desconfianza. Existen hipótesis desde las más sencillas hasta las más conspirativas para excusarse de hacer las cosas bien. Lo peor que podría pasar es generar la necesidad de sanciones o esperar a la reacción y penalización, seguramente muy rigurosa, de los primeros casos. Un video viral reciente muestra a un militar de alto rango de los SEALS americanos iniciando un mensaje con la frase: “tender la cama como primera regla”. Explica que al finalizar un día bravo, al menos se volverá sobre una cama tendida, y en un excelente día, se tendrá un buen lugar de descanso. Y quienes no puedan hacer tareas sencillas, difícilmente podrán tomar desafíos complejos. Para un tambo ser sustentable es poder atender procesos simples (recetas agronómicas, gestión de residuos, etc.) y los complejos como la gestión de purines. No sabemos que será del futuro, o si se cumplirá alguna de las hipótesis conspirativas, pero habrán hecho las cosas bien.
Por último, cuando Microsoft o cualquier empresa u oportunidad de un mercado de gran valor para un producto lácteo golpee la puerta, estarán listos. Porque si hay algo que está pasando en el mundo es que la sustentabilidad es sinónimo de coherencia. No hay sumideros que tengan deudas en otros temas. ¿Qué podría salir mal? Perder una gran oportunidad de negocio y su reputación por no cumplir simplemente con las regulaciones.

Por: Ing. Agr. Pablo Cañada

(1) Se entiende por sumidero al secuestro de carbono orgánico en el suelo.
(2) Foto: Ejemplo de laguna sin impermeabilización que debería ser monitoreada según el protocolo.

Volver