Nuestras
Novedades

Noticias, Información y más.

Volver

TamboDem: claves para la crianza de terneras

TamboDem: claves para la crianza de terneras

Para cumplir con el propósito de conferirle inmunidad a la ternera, no es suficiente sólo realizar la toma de calostro. Para ello, respetamos las técnicas que nos permiten asegurar un calostrado exitoso.

Cómo se logra un buen calostro.
Para ofrecer a nuestras terneras calostro de calidad ponemos en práctica algunas estrategias con anticipación:
1. Descanso de la ubre: consideramos que un período de 60 días (como mínimo) es necesario para que la ubre involucione y vuelva a desarrollarse, tanto para una buena lactancia como para una buena producción de calostro.
2. Vacunación: en el momento que seleccionamos los animales adultos (vacas) para el preparto, vacunamos (refuerzo) contra el Complejo Respiratorio y contra Diarrea Neonatal. En lo que respecta a vaquillonas, éstas ingresan al preparto con doble dosis (se administran con un intervalo de 21 días). Es decir, procuramos levantar la inmunidad específica para esas enfermedades y lograr mayor cantidad de anticuerpo en el calostro.
3. Confort y alimentación en preparto: estos elementos contribuyen de manera directa sobre la producción de calostro.

Para que el calostrado finalice con éxito además debemos tener en cuenta que existen tres aspectos fundamentales:
*calidad
*cantidad
*tiempo
CALIDAD: ordeñamos las vacas dentro de las 12 horas postparto debido a que, con el
transcurso del tiempo, la cantidad de anticuerpos disminuye.
Cuando las vacas llegan al tambo realizamos un despunte (con higiene del pezón). En los primeros chorros observamos las características y aspecto del calostro: si éste es de buena calidad (consistencia, color, ausencia de sangre, cuartos sin mastitis) hacemos un ordeñe a tarro y luego lo colocamos en diferentes baldes para no mezclar calostros de diferentes vacas.
Una vez extraído y ubicado en los baldes individuales evaluamos su calidad por medio de la utilización del refractómetro digital (el cual mide la refracción de la luz en una solución líquida). A mayores concentraciones de proteína, hay una mayor refracción de luz a través de la muestra.
Para una correcta medición debemos calibrar con agua destilada antes de comenzar, luego homogenizar bien el calostro, colocar dos o tres gotas en el prisma y observar la lectura digital en la escala de Brix. Al calostro con 22° Brix o más lo consideramos de primera calidad, resultados inferiores a 22° Brix son de segunda y se utilizan para terneras que van a tomar su tercera toma.
Al de buena calidad que nos sobra lo guardamos en botellas de plástico limpias en un freezer. De este modo disponemos de buen calostro para utilizar en situaciones donde no sea suficiente el extraído en el día. Es fundamental llevar a cabo un correcto descongelado para evitar pérdida de calidad, además de derribar todo el trabajo previo.
Por lo tanto, descongelamos a baño maría. El agua debe estar a 50°C. Es muy importante no exceder esa temperatura. El sobrecalentamiento destruye los anticuerpos reduciendo la calidad. Descongelamos únicamente la cantidad que vamos a utilizar en el momento, si sobra debemos tirarlo. Durante el proceso movemos continuamente el recipiente para descongelar en forma uniforme. Suministramos cuando la temperatura del calostro se encuentre a 37°C.

CANTIDAD: ofrecemos tres tomas de calostro.
La primera toma de 1,5 litros (37°C) es con calostro de calidad con mamadera, cuando las terneras ingresan a la guachera. Mediante la utilización de la mamadera evaluamos el reflejo de succión. En aquellas terneras que no manifiesten reflejo, utilizamos una sonda bucoesofágica para suministrar el calostro siempre y cuando notemos que no haya tomado de su madre en preparto. Un indicador de esta condición puede ser la “ternera mojada”, es decir, la que no fue lamida por la madre. Es importante recordar que no debemos obligar a las terneras a tomar, porque podemos generar una neumonía por aspiración (siempre debemos poner la ternera en una buena posición: el cuello tiene que estar extendido).
La segunda toma también la realizamos con calostro de primera calidad, a razón de 1,5 litros, cuando la ternera muestre hambre. Posteriormente ofrecemos una tercera toma, pero en este caso de segunda calidad.
TIEMPO: es imprescindible brindar el calostro lo antes posible.
Con el paso de las horas se reduce el porcentaje de absorción y aumenta el riesgo de colonización por bacterias nocivas o patógenas. Hasta las seis horas de vida la absorción es máxima, luego de este período comienza a disminuir drásticamente hasta las 24 horas, donde la absorción es mínima o nula. Nuestro objetivo es cubrir los requerimientos mínimos antes de las 12 horas de vida.

Cómo evaluamos el nivel de calostrado en las terneras.
Con la ayuda de un refractómetro óptico evaluamos el nivel de calostrado a través de la medición de suero sanguíneo. La extracción de sangre se realiza a terneras de entre 2 y 4 días de vida.
Nuestra finalidad es cuantificar la transferencia de inmunoglobulinas (Igs), ya que éstas son las que generan la inmunidad.
El refractómetro es un instrumento que mide la concentración de proteína total en suero, estimando indirectamente la concentración de Igs en sangre. En terneros recién nacidos existe buena correlación entre ambos parámetros: es decir que, si tiene altas proteínas en suero sanguíneo, hay anticuerpos altos en Igs y la transferencia fue exitosa.
Cada extracto de sangre es colocado en un tubo y rotulado con el número de caravana de la ternera, seguidamente dejamos coagular la muestra. Cuando está lista, con una jeringa con aguja, extraemos y trasferimos unas gotas de suero en el prisma de medición, y después de unos segundos realizamos la lectura.
Clasificación de los valores (ver tabla 1)

Resultados de calostrado que obtuvimos en esta temporada 2020.
El siguiente gráfico expone los calostrados semanales durante la temporada.
A excepción de la semana del 28/08 en donde sólo el 70% se encontró por encima de 5.5, el resto de las semanas estuvimos entre un 89 y 100% por encima de 5.5; esto representó un 92% por encima de 5.5 durante esta temporada.
En lo que respecta a valores intermedios el 28/8 se encontró un 30% de las terneras con un calostrado intermedio, y entre el 4 y 11% en algunas semanas. Esto significó un 7% en total.
A lo largo de las 11 semanas analizadas, únicamente hemos tenido dos semanas en donde encontramos valores por debajo de 5, esto significó un 2% con valores insuficientes en toda la guachera.
Los resultados indican que hemos cumplido con el objetivo de que el 80% de la guachera esté por encima de 5.5.

Evolución de los calostrados.
A lo largo de las temporadas hemos podido ajustar los tres aspectos claves para lograr un calostrado exitoso, y ello se evidencia en los resultados que se muestran en la tabla, donde, a medida que avanzamos en el tiempo hemos incrementado el nivel de exitoso y disminuido los restantes.
Para mayor información pueden consultar el Manual de Crianza, disponible en nuestra web en: http://tambodem.com/manual-guachera.pdf

Acceda a más información en: www.tambodem.com
Síganos en nuestras redes: instagram.com/tambodemargentina
facebook.com/tambodemargentina
Twitter: @TamboDem



Volver