Nuestras
Novedades

Noticias, Información y más.

Volver

Algunas preguntas cuando llega la crisis.

Algunas preguntas cuando llega la crisis.

La crisis que ha venido atravesando el sector lechero continúa, con sus matices, y parecería que no tiene fin. Como frutilla de la torta a lo que ya venía agravándose con dos inundaciones en gran parte de las cuencas más importantes, se suma la situación preocupante de importantes usinas.

De todo eso se habla, y mucho. Pero para no caer en más de lo mismo, le propongo a usted, productor, analizar la faceta de oportunidad que conlleva toda crisis para llevar a cabo un análisis detallado y sincero tranqueras adentro, que es precisamente donde reside su mayor poder de maniobra. Veamos entonces:

¿Será esta la primera y última crisis?
Puedo decirle que con seguridad no lo es. De modo que puede ser un momento interesante para volver sobre las anteriores, y tomar nota de las medidas que fueron de utilidad, pero también las que no lo fueron, como aquella tan comentada de reducir la alimentación para abaratar costos. Y ya que tampoco será la última seguramente, tenerlo en cuenta para fijar los objetivos de la empresa a futuro.

¿Alguna vez llevó a cabo el análisis F.O.D.A. de su empresa?
Este análisis es un listado de las fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas. Si no lo hizo, no pierda esta oportunidad. Como sugerencia, le propongo que se concentre en las fortalezas y debilidades, que son las internas, las de su empresa. Y que además integre al personal que trabaja en el equipo a que participe en su confección. Se va a llevar más de una sorpresa cuando conozca los resultados. Algunas respuestas pueden ser incómodas, pero seguramente serán de utilidad para el futuro de la empresa.

¿Conoce de cerca los números de su empresa: ingresos, gastos y resultado obtenido? La sugerencia sería que se siente a analizar en detalle sus propios números, más allá de lo que se escuche o se publique como promedios. Cuantificar las ganancias o probablemente en estas épocas, las pérdidas, es decisivo para su empresa.

¿Hay cosas para ajustar en su empresa o de lo que usted depende ya todo se ha hecho? La respuesta le corresponde a usted. Solamente déjeme decirle que no conozco empresa en la que no haya ajustes pendientes. Los puede haber de todo tipo, desde lo productivo, reproductivo, gastos de estructura y administración. Siempre hay cosas para mejorar. Y, como sugerencia, concéntrese especialmente en aquellos factores que son los que “mueven la aguja”. Aunque parezca una obviedad, no siempre queda claro cuáles son los que tienen mayor impacto, mientras que hay otros que a pesar de llevar tiempo y esfuerzo en modificarlos, no son los decisivos. El primer paso entonces es poder distinguir los factores relevantes de los menos relevantes, para luego poner manos a la obra. Nada debe quedar como innegociable, ni siquiera los retiros empresariales o los contratos de arrendamiento.

¿Habló ya con su personal sobre este momento delicado que está pasando la empresa? La pregunta puede parecer obvia, suponiendo que ya todos ellos se han dado cuenta de que las cosas están complicadas. Pero, de todos modos, es fundamental compartir con su equipo de trabajo las estrategias a adoptar, la posible modificación de objetivos en vista de la crisis, y, por sobre todas las cosas, la voluntad de permanecer en el sector. Ha sucedido más de una vez que, ante la falta de información combinada con los rumores, algunos han decidido abandonar el barco pensando que lo que venía era el naufragio seguro, cuando en realidad el objetivo era salir del temporal.

¿Está dispuesto a diseñar estrategias de manejo de deuda o simplemente a esperar que las cosas mejoren para reducirla? Esta respuesta también se la dejo en su lista. Pero sepa que, en este sentido, puede haber mucho por hacer. Desde canjear deuda de corto plazo por la de mediano y largo plazo, pactar estrategias con los proveedores, monitorear de cerca la evolución del pasivo, entre otras. De esto puede depender hasta la viabilidad futura de su empresa.

Conclusión
Ya que no será la primera ni la última crisis, puede ser entonces una oportunidad para replantear mucho de lo que se venía haciendo. En tiempos buenos, muchas ineficiencias pasan desapercibidas, en las crisis, en cambio, afloran. Y mejor prepararse en esta crisis para las próximas.

Ing. Agr. Félix Fares
felixfares57@yahoo.com.ar

Volver